Español | English


Colabora:

Miembro:
El próximo 23 de Enero inauguramos nueva exposición. La muestra de Nacho Vilaplana: Insurgencia Cultural

Arrancamos el 2.015 en Sala Guirigai y además de teatro, y como viene siendo habitual, podremos disfrutar de una nueva exposición que estará en el hall de la Sala desde el 23 de enero hasta el 5 de abril.

Tras las exposiciones de Rafa Jimenez, Azahara Cerezo, Demetrio Salces, Mercedes Pimiento, Alexander Calderón, Nano Orte y la pareja artística Fuentesal y Arenillas el próximo 23 de enero se inaugura en la Sala Guirigai la primera exposición del año 2015, INSURGENCIA CULTURAL: Emanaciones estéticas en la insurgencia cívica, de Nacho Vilaplana.

 

Los trabajos que se mostrarán en la sala funcionan en un delicado equilibrio entre documentación de los conflictos sociales de Ucrania y lo que Vilaplana llama emanaciones estéticas, objetos materiales que dentro de la lucha política transcienden el plano práctico y se convierten en objetos simbólicos. 

 

Un ejemplo de esto es el adoquín al rededor del cual pivota toda la muestra. En origen este adoquín formaba parte del pavimento de la Plaza de la Independencia de Kiev (Maidan), bastión de las revoluciones populares que se han dado en Ucrania en los últimos diez años; este adoquín fue extraído del suelo para ser utilizado como elemento ofensivo al lanzarlo o defensivo al formar parte de las barricadas. El momento en que deviene un elemento estético es cuando los adoquines arrancados se reciclan para forman frágiles hornacinas adornadas con flores que recogen fotografías de los revolucionarios fallecidos. 

 

Otro ejemplo surge a partir de los dispositivos de grabación portátiles: los smartphones. Desde la Primavera Árabe las luchas sociales han utilizados los móviles para documentar desde dentro cada detalle de lo que sucede, quitándole fuerza a las cámaras televisivas o las grabaciones militares. Se sustituye la imagen oficial de alta definición por una miríada de pequeños ojos que crean una gran narrativa múltiple. Las imágenes Históricas ya no surgen como una reinterpretación de lo sucedido desde una posición privilegiada y alejada del núcleo de la acción, si no que en el mismo instante en que algo sucede el individuo-actor lo narra en primera persona. 

 

Estas emanaciones estéticas pueden ser leídas como la conclusión de la lucha de las vanguardias artísticas del s.XX por una democratización del arte. Hay que recordar el "cada hombre es un artista" de Joseph Beuys y su "escultura social" para la Documenta de Kassel de 1970 Oficina Política Permanente de la Organización para la Democracia Directa a través del Plebiscito; aunque quizá estemos más cerca de las prácticas situacionistas francesas que abogaban por una disolución de la autoría y leían el arte y la política como una lucha por controlar los medios de producción de imágenes y significados.

 

Las obras de Nacho Vilaplana surgen de una lluvia de signos culturales, apropiándose de algunos para crear nuevos significados. INSURGENCIA CULTURAL nace de la estancia de Vilaplana en Kiev, pero cobra sentido cuando traduce los símbolos ucranianos al contexto español y nos invita a utilizarlos en una defensa de nuestra cultura. Como reza uno de sus trabajos en forma de gran pancarta: PARA DESTRUIR UNA NACIÓN, ANTES QUE ATACAR SU ECONOMÍA, HAY QUE ACABAR CON SU CULTURA