Amalia nos cuenta su historia desde 1942 a 1964 cuando ya viuda y con ocho hijos emigra a Barcelona. En el escenario dos personajes: Amalia que transita entre el presente y el pasado reviviendo su vida y el Hombre de Piedra, que surge de los recuerdos de la protagonista, representa el poder patriarcal, la masculinidad, crea atmósferas, susurra, canturrea, dialoga con Amalia.

https://www.facebook.com/events/629214581738791/